Viajar, salir a la búsqueda de sí mismo

DeLicencia

A todos nos gusta viajar, o al menos nos atrae la idea. Unos lo hacen por placer y otros por necesidad; lo cierto de esta experiencia enriquecedora es que te hará revaluar las cosas y sobretodo revaluarte a ti mismo como persona.

Sucede que cuando viajamos, y más cuando es fuera de nuestro país de origen, no solo estamos saliendo de una frontera, también estamos yendo más allá de nuestra zona de confort. Después de ésta, se encuentra nuestra zona de aprendizaje, y ella se nutre al experimentar nuevas realidades. Lo cual implica, encontrarnos con muchos cambios al mismo tiempo: un idioma distinto, acento, clima, entre otros.

Inevitablemente, al estar en contacto directo con otras culturas, nuestra mente empieza a comparar. Y aunque algunas comparaciones pueden resultar odiosas, este ejercicio nos permite evaluar nuestra situación actual. Así, empezamos a incorporar, a hacer propios nuevos elementos sobre la base de lo que vamos viendo y viviendo.

Igualmente sucede algo curioso, en la medida que vamos aprendiendo cosas nuevas; también nos damos cuenta de todo aquello que veníamos haciendo bien, y de esta manera les damos su justa medida. Esto era imposible antes de partir, precisamente por  no tener punto de referencia.

Viajar te hará crecer, y en muchos ámbitos: personal, laboral, espiritualmente… no es solo retórica; en verdad te enseñará a ser más paciente, a abrir tu mente, perder los miedos, las inseguridades, y en general a manejar las emociones, entre otros beneficios. Habrán situaciones que te harán pensar dos veces y decirte a ti mismo: “Espera, no estoy en mi país”. Son el tipo de cosas que van remodelando el carácter.

Por ejemplo, solemos creer que nuestro país es el más bonito: el que tiene los mejores paisajes, las mujeres más bellas y la mejor comida (por nombrar algunos). En esto consiste el patriotismo; ese sentido de pertenencia que tenemos hacia nuestro lugar de origen. Tanto el patriotismo, como el nacionalismo se curan viajando.

Y uso el verbo curar, porque es un golpe directo que el ego no aguanta. Personalmente,  veo a estos como unos lentes de color amarillo: luego que te los quitas ya no ves las cosas igual. Nada mejor que darse un baño, y empaparse de otras culturas para sopesar las situaciones, colocarlas en contexto, y darles su justo lugar.


cita 2

Seguramente, en algún momento habrás escuchado la frase “todos tenemos problemas”; pero tomar conciencia de esto último es lo que te hace poner el ego bajo control, y en consecuencia,  crecer.

En tal sentido, ¿Qué mejor manera de conocer otras realidades que hablando con la gente? Hablar con otras personas nos hará descubrir esos detalles propios de cada sociedad, eso que la publicidad no muestra. Por ejemplo, estando en Colombia me sorprendí  al enterarme del motivo por el cual muchos jóvenes salen de su país. Resulta que los mismos no pueden acceder fácilmente a las universidades.

Parte del problema, es el costo de la educación privada en ese país: es prohibitivo para muchos. Por otra parte, en la educación pública las plazas están muy reñidas por diversos factores; tornándose más difícil el acceso a las universidades estadales. ¿Solución? muchos de los colombianos que no tienen ni el dinero suficiente, ni los contactos, terminan saliendo de su tierra para estudiar en países como Argentina, por ejemplo.

En el momento que supe esto, aprendí a valorar más la instrucción que recibí, y a sentirme afortunado de tener las condiciones económicas y sociales para costear mis estudios (fui a la universidad privada) sin necesidad de abandonar mi lugar de origen en ese momento. Gracias al contacto con la gente pude llegar a esta conclusión.

Por estas razones, comentaba al principio que algunos viajan por placer y otros por necesidad. Fuere cual fuere el motivo del viaje, lo cierto es que te verás obligado a aprender. Siempre habrá alguien haciendo lo mismo que tú en otra parte; si eres cocinero, por ejemplo, te gustará visitar los restaurantes de ese lugar a dónde vayas.

Probar nuevos sabores, mezclas, ingredientes… todo un abanico de posibilidades se abre para que tomes lo mejor y lo combines con lo que ya tienes. Así ocurre prácticamente con cualquier profesión; bien sea si eres arquitecto, publicista, actor, en fin.


cita 1

Para terminar, podría seguir escribiéndoles sobres los viajes y enumerando sus beneficios. En mi caso, me impulsó a escribir este blog, a compartir mis experiencias con otras personas que igualmente gustan de viajar o están por empezar su trayecto y todavía no se deciden a dar el primer paso. Espero poder servirles de inspiración, y los dejo con esta genial infografía que encontré en la página de Pictoline.


2017-04-13 03.22.41


 

Si te gustó, déjanos tu comentario más abajo y recuerda suscribirte al blog. Síguenos también a través de las redes sociales. ¡Hasta el próximo post!.


3 respuestas a “Viajar, salir a la búsqueda de sí mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s