Y todo empezó con Bogotá…

2018-01-27 12.07.26

    Hace casi cinco años ya, empezó este viaje que cambiaría mi estilo de vida. El mismo fue un reencuentro inesperado… volví a ver en esta ciudad, la Venezuela que creía perdida. Y es que Bogotá, Colombia, me recibió con los brazos abiertos; nos parecemos tanto colombianos y venezolanos, que por eso somos pueblos hermanos.

   A mediados de 2013, había comprado un pasaje para visitar Trinidad y Tobago, pero por esos azares de la vida, no se dio el viaje y terminé cambiando de rumbo en dirección opuesta. En ese momento yo vivía en Venezuela y ya por aquel entonces podía sentirse la crisis que aún, hoy día, la afecta.

    Lo cierto es, que el 17 de noviembre de ese año me embarco hacia lo que una vez fue el Virreinato de Nueva Granada. Y yo, como buen viajero principiante, no sabía qué hacer en un país extranjero, mucho menos solo (aunque esto último nunca ha sido un impedimento para mi). Este mes es una buena fecha para visitar, el clima de la ciudad está al rededor de los 18 grados, bastante fresco.

  Salir del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y llegar a El Dorado en el otro extremo, me hizo recordar las historias de los emigrantes colombianos en Venezuela. En ellas se retratan dos países enteramente distintos: dónde del lado Neogranadino había una sensible carencia; y del lado venezolano, una prosperidad atrayente. Solo que ahora los papeles se invirtieron.

   Así que antes de salir, reservé por internet en Destino Nómada, un hostal en el centro histórico de la ciudad: La Candelaria. Es una buena zona para hospedarse porque es fácil moverse a cualquier otra parte desde ahí. Igualmente, dentro del mismo barrio hay mucho para conocer: Empezando por la Plaza de Bolívar y la característica carrera 7ma. una de las principales vías de comunicación de la ciudad.

   A propósito de esto, en Bogotá tienen una manera de ordenar la ciudad que personalmente encuentro práctica: Las carreras van de Norte a Sur y las calles, de Este a Oeste; cada una de ellas está numerada, así que ubicar una dirección es tarea sencilla, incluso para alguien nuevo. Además, el cerro de Monserrate indica dónde queda el Este.

Plaza Bolivar.jpg
Plaza de Bolívar. Bogotá, Colombia.

   Y precisamente, es Monserrate el próximo punto para visitar. En él converge gente de todas partes; así que cuando lo visites, prepárate para escuchar varios idiomas en el camino: español, por supuesto; alemán, nunca he visitado un país sin encontrarme a un teutón; inglés; francés; en fin… toda una sinfonía de sonidos. Se puede subir y bajar tanto a pie como por teleférico; yo recomendaría subir por este último y bajar por la caminería.

    De hecho, el cerro es un lugar dónde hay una notoria influencia católica, todo el camino está decorado con motivos religiosos. Una vez en la cima, Lo primero que vas a encontrar es la Basílica del señor de Monserrate; cerca de ahí, puestos para comprar recuerdos, artesanías,  comida (si hay algo que gusta al colombiano es comer bien), entre otros; y por último, no muy lejos, el mirador dónde tendrás una amplia vista de la ciudad. Es un lugar muy concurrido, sobretodo los fines de semana.

   De regreso, puedes pasar por la Quinta de Bolívar, casa dónde residió Simón Bolívar en su momento; y luego por el Chorro de Quevedo. Desde este lugar, el conquistador español Gonzalo Jimenez de Quesada fundó la ciudad en 1538. Hasta el día de hoy conserva su arquitectura colonial y con ello, el encanto de esa época.

20131124_115119
Chorro de Quevedo

   Cerca de este barrio, se encuentran agrupadas un buen número de casas de cambio, lo cual es útil para buscar precios. Ten en cuenta que las leyes colombianas no permiten pagar con otra moneda distinta al peso colombiano (COP por su nomenclatura internacional), ya sea en efectivo o tarjeta de crédito. Si pagas con este último medio, te cobran en moneda local y tu banco emisor te hace la conversión electrónica, que casi siempre resulta un poco más baja comparado con la cotización en pizarra.

   Si estás pensando en comprar artículos de tecnología, puede que este destino te atraiga. Colombia es un país que tiene acuerdos comerciales con Estados Unidos, por lo que sus precios, al menos en este rubro, puede que te convengan; especialmente si vienes de países como Argentina o Uruguay.

   Otra cosa que podrías aprovechar, es comprar ropa. La moda colombiana es reconocida dentro de la industria y también la calidad de sus materias primas, especialmente el cuero. Y ya que estás de paso por aquí ¿Por qué no comprar un buen café? Después de todo tiene fama de estar entre los mejores del mundo.

    En cuanto a la vida nocturna, Bogotá tiene una buena oferta de lugares a dónde puedes ir. La mayoría de los bares se encuentran en la Zona Rosa, y dentro de ésta, la Zona T (llamada así por el cruce de dos calles que hacen esa forma). Debes tener en cuenta que todo este es un sector acomodado, por lo que los precios tienden a ser altos. Puedes encontrar también, bares, restaurantes y discotecas.

   Haciendo un paréntesis, es posible que no lo notes si solo vas de visita, pero Bogotá es una ciudad dónde existe una marcada brecha social. La misma divide la ciudad en dos sectores: Norte y Sur. En el primero, están la mayoría de ofertas, tanto turísticas, gastronómicas, comerciales, culturales, de esparcimiento, etcétera; y en el segundo hay menor cantidad de estos.

   Para terminar, muchos turistas que visitan la capital colombiana, también van a conocer Santa Marta, en la costa; y Zipaquirá, un municipio próximo dónde se encuentra la Catedral de Sal; la misma se construyó en el interior de una mina de sal, de ahí su nombre.

2014-05-08 14.01.57
Catedral de Sal, Zipaquirá

    Para llegar, puedes tomar el trasporte público: el Transmilenio (ojo al subirte en uno de estos, siempre es bueno prevenir) que te lleva hasta el extremo norte de la ciudad, dónde deberás tomar otro autobús para llegar a destino. Una vez ahí puedes comprar tours guiados para conocer todo el lugar. Recomendable: lleva tu cámara preparada.

    Solo me queda desearte un buen viaje y que disfrutes tu visita. Si te gustó, ayúdame  dándole Me Gusta, compartiendo o suscríbete al blog. ¡Hasta el próximo post!.

 


One response to “Y todo empezó con Bogotá…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s